A fondo, Sin categorizar

«Los ortodoncistas, los arquitectos de la boca, colocan los dientes y a mí me dejan dar las pinceladas necesarias para, juntos, obtener bocas más sanas»

Hace algunas semanas hablábamos con Aurora Bermúdez, la higienista del centro de Ortodoncia Myriam Sada en Aravaca (Madrid), que nos comentaba lo importante que es cuidar la higiene buco dental. Además nos aportaba datos interesantes y a veces poco conocidos como el hecho de que haya que cepillar las encías para mejorar la higiene, ya que son la parte que protege al diente y le ayuda a estar sano. Continuamos, bajo estas líneas, hablando con ella.

No todo el mundo sabe cómo cepillar las encías ¿cómo debe hacerse?
La técnica de cepillado que aconsejo al paciente es fácil, sencilla y sobretodo efectiva: debe hacerse en círculos y yendo de la encía al diente. Debe empezarse por cada una de las arcadas (superior e inferior). Pero lo más importante es que no mareamos al paciente con tanta técnica y consigamos que lo tome como hábito.
Hemos hablado ya de las funciones del higienista pero ¿con qué frecuencia debemos visitar al higienista?
Aconsejo hacerse las limpiezas, como mínimo, una vez al año, según el paciente y el estado de su boca. Hay varios tipos de limpiezas y cada persona es diferente. Por eso en algunos casos en los que es necesario recuperarse o cuidarse más aconsejo que me visiten dos veces al año. Además es recomendable realizar una panorámica de la boca cada año, para ver la pérdida de hueso y así comparar la situación de un año a otro. Todo esto es aplicable solo cuando estamos hablando de la higiene básica, no nos referimos a blanqueamientos, tallados selectivos, selladores, etc.
¿Qué diferencia el servicio de higienista de Myriam Sada del que nos encontramos habitualmente en otros centros?
La diferencia que veo frente a otras clínicas es que nos tomamos el tiempo y los recursos necesarios para optimizar cada limpieza. Por ejemplo aquí aplicamos anestesia en gel para realizar cada limpieza con lo que reducimos la sensibilidad  en el paciente y evitamos la famosa dentera, tan odiada por ellos. En general nos ocupamos y convencemos de la importancia de su boca y por eso si hay que crear sonrisas y luminosidad en la boca también lo hacemos. Una boca sana es una sonrisa bonita y eso le da una gran seguridad al paciente, le permite enfrentarse a sus entornos sociales con otra actitud y verse a sí mismo de otra forma.

Por otro lado incidimos mucho en la prevención. Por eso trabajos con los niños a partir de los 6 años enseñándoles de una forma divertida y mágica a cepillarse la boca, ayudándoles a concienciarse y a que lo vean de una forma divertida y segura porque son futuros adultos.

Finalmente hay que insistir en que la Ortodoncia está muy ligada a la periodoncia y a la higiene ya que las encías sufren a causa de una mala mordida y los dientes sufren pérdida del hueso cuando están descolocados. Por eso nuestro trabajo es complementario: los ortodoncistas, esos maravillosos Arquitectos de la boca, colocan los dientes y a mí me dejan dar las pinceladas necesarias para, juntos, obtener bocas más sanas.

Facebook Comments