Nos presentamos, Sin categorizar

«Aquí los padres no riñen a sus hijos por no querer venir a la clínica, ¡sino por lo contrario!»

VirginiaTras ocho años trabajando para los centros de ortodoncia de la doctora Myriam Sada, creo que conozco bastante bien todo lo que la rodea. Soy Virginia y aunque durante varios años trabajaba en recepción, ahora desempeño tareas administrativas y de contabilidad. Desde el principio me pareció un sitio diferente y después de estos años tengo claro que lo es.

Trabajar aquí me gusta porque aunque hay que trabajar duro el buen ambiente lo hace divertido. Hay muy buena relación entre las compañeras y esto se traslada a los pacientes, con los que creamos también muchos lazos. De hecho, ahora que ya no trabajo de cara al público, eso es lo que más echo de menos. Ahora mi relación con la gente es sobre todo telefónica. Por eso, para no perder el contacto con los pacientes me gusta salir de vez en cuando a la sala de espera e incluso algunos preguntan a veces por mí  cuando acuden a su cita de ortodoncia, ¡lo que es una alegría para mí!

En cuanto a la ortodoncia, he de reconocer que no siempre supe apreciar toda su importancia hasta que no llegué aquí. De hecho, antes de eso no quería ponerme aparato de ortodoncia porque estéticamente no me veía mal. Sin embargo, tenía algunas molestias en la boca y cada día me dolía más el condilo al masticar. Por ese motivo acabé sometiéndome a un tratamiento de ortodoncia aquí mismo y lo cierto es que si hubiera sabido lo bien que iban a venirme los brackets ¡me los hubiera puesto antes!

Al final, la buena relación con nuestros pacientes, lo mucho que disfrutan en nuestros centros y los beneficios que obtienen de los tratamientos de ortodoncia, han hecho siempre que estén muy satisfechos y que nos recomienden a sus conocidos. A algunos les gusta tanto que vienen incluso sin necesidad, es lo que más me impresionó cuando conocí la clínica y es algo que todavía hoy me sigue fascinando: que los padres no riñen a sus niños porque no quieran venir a nuestros centros de ortodoncia ¡sino por todo lo contrario! ¡No se quieren ir! Es algo poco frecuente en una consulta, ¿no?

Facebook Comments