A fondo, Nos presentamos, Nos presentamos, Sin categorizar

Cuándo llevar al niño al dentista por primera vez

Uno de los grandes avances en el último cuarto de siglo en ortodoncia es el valor de los tratamientos ortopédicos e interceptivos en pacientes en edad de crecimiento. Tanto es así que las principales sociedades de ortodoncia del mundo (Sociedad Española de Ortodoncia, Sociedad Americana de Ortodoncia, AESOR) recomiendan encarecidamente una primera revisión con el especialista en ortodoncia a los 6 años. Esto permite, en primer lugar, detectar problemas óseos y de posición de los dientes y de los huesos de la cara a una edad temprana, y, en segundo lugar, poder planificar de forma ideal el tratamiento de cada niño, actuando así en el momento adecuado sobre cada problema.

El Dr. Girón explica, en su entrevista con Charhadas, que la edad ideal para realizar esa primera visita al ortodoncista “es a partir de los seis años, para corregir problemas tanto de hábitos como de crecimiento en los huesos que ayuden a prevenir futuras deformaciones en los dientes”,

“La importancia del diagnóstico precoz es tan extremo que en niños pequeños podemos aplicar tratamientos pero en adultos puede concluir con la extracción de dientes o incluso en cirugía ortodomática” expone el Dr. Girón, sin duda un buen argumento para realizar una revisión temprana.

Porque tal y como aclara en su conclusión el Dr. Girón “Es absolutamente falso el mito de que hay que esperar a que salgan todos los dientes definitivos para tratar una boca y conseguir una sonrisa estética y saludable”. 

Enumeramos las principales ventajas de la ortodoncia a una edad temprana:
– Posibilidad de corregir los huesos de la cara.
– Posibilidad de crear espacio para todos los dientes.
– Posibilidad de corregir hábitos que nacen en la infancia.
– Posibilidad de realizar tratamientos sin extracciones de piezas dentarias.
– Disminución drástica de tratamientos agresivos en pacientes adolescentes y adultos.
– Corrección a través de tratamientos sencillos de problemas graves que en el adolescente se convertirían en tratamientos muy complejos.
– Posibilidad de mejorar el crecimiento de la cara consiguiendo una mejor armonía estética facial.
– Cómputo total de tratamiento más corto que en adolescentes y adultos.

Fuente: Charhadas

Facebook Comments