Agenda, Sin categorizar

Ortodoncia en Londres

«Espero que nuestra empresa siga creciendo y no dejar nunca Londres»

Entrevista realizada a la Dra. Sada por “El Ibérico”, el periódico español en Londres.

Myriam Sada García-Lomas, madrileña y ortodoncista, llegó hace unos meses a Londres para ampliar la empresa familiar, una clínica de ortodoncia con “tratamientos innovadores”. Según cuenta, los niños, sus pacientes VIP, “vienen tan contentos a la clínica que no se quieren ir”. Tan a gusto se siente en la capital de Reino Unido que apenas echa de menos España. “Si acaso la falta de sol, pero la oferta de ocio es incomparable”, opina.

¿Cuánto tiempo llevas en Londres?
Estamos trabajando desde Septiembre del 2012, si bien la puesta en marcha del proyecto nos ha llevado 2 años.

¿Por qué elegiste Reino Unido como destino?
Me parecía que teníamos algo que decir en el mundo de la ortodoncia de Londres. Esta capital es una ciudad apasionante y tiene muchísimas posibilidades de desarrollo.

¿Dónde empezaste a trabajar?
Empecé en 1981, en la clínica de mi padre, Víctor Sada. Después de completar mi carrera de medicina en la Universidad Autónoma de Madrid, comencé la especialidad de estomatología en la Universidad Complutense e hice el posgrado de ortodoncia en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Después de unos años completé mi formación con el Dr. Ronald Roth, de San Francisco (EE UU), y empecé el proyecto de clínicas que me ha traído hasta aquí: la creación de Moonz, un grupo familiar dedicado a la ortodoncia, con más de 40 personas trabajando para que nuestros pacientes se sientan cada vez mejor.Tenemos tres clínicas en España y, desde Septiembre de 2012, el centro de Moonz Fulham, la primera de Londres.

¿Qué planes o proyectos tenéis en la clínica para los próximos meses?
Tenemos grandes ilusiones y proyectos. Lo primero que queremos es darnos a conocer, trabajar bien, dar calidad en el tratamiento -lo cual nos distingue de otras clínicas- y que nuestros pacientes estén contentos. Nuestra meta es crecer y abrir otros centros en otras zonas de Londres.

¿Lo mejor y lo peor de Londres?
Lo mejor, la potencia de la ciudad, su diversidad, la actividad que se respira en ella y las posibilidades que ofrece. Lo peor, sin duda, ¡el tiempo!

¿Te relacionas con españoles o te has introducido en la sociedad anglosajona?
Mis primeros contactos fueron con la comunidad española, pero poco a poco voy agrandando ese círculo y vamos conociendo a la sociedad inglesa.

¿Cuánto tiempo piensas permanecer aquí?
Nuestra intención es permanecer una temporada larga. Si te contesto de otra manera, te diría que nuestra intención es la de no irnos.

¿Tu lugar favorito para perderte?
Me encanta pasear por la travesía peatonal de Little Venice.

¿Tus clientes de dónde suelen ser?
Los niños son españoles, italianos, franceses, alemanes, ingleses… Los ingleses son fundamentalmente adultos, aunque poco a poco van entendiendo la importancia de los tratamientos a temprana edad.

¿Cuál es el factor diferencial de tu clínica respecto a otras?
El gran avance de la ortodoncia en estos últimos quince años ha sido descubrir y estudiar los magníficos resultados de los tratamientos cuando se realizan a temprana edad. A raíz de esto, quisimos crear una clínica diferente para el niño. Nuestras clínicas están orientadas a este público. Creamos para ellos un mundo especial donde viven experiencias muy positivas. Intentamos que durante su tratamiento de ortodoncia tengan experiencias memorables y reforzar en ellos valores fundamentales en la vida.
Por supuesto, la calidad del tratamiento, la innovación, las nuevas técnicas, estar al día y la formación de nuestro equipo son básicas; pero además de esto, la relación emocional que establecemos y la vivencia de nuestros pacientes nos hacen diferentes. Los niños vienen tan contentos a la clínica que, aunque no te lo puedas creer, no se quieren ir.

¿Es un hándicap ser española y competir contra las clínicas de ortodoncia inglesas?
No me da miedo y no me parece un hándicap. Es un reto que asumo con ilusión y esfuerzo. Los dentistas españoles estamos muy bien formados. Hacemos ortodoncia de alta calidad y estamos muy al día en todos los avances de nuestra especialidad.

En cuanto al factor calidad de vida de Londres…
La calidad de vida me parece muy buena. Trabajas mucho pero tienes también muchas opciones muy distintas para tus ratos de ocio.

¿Qué echas de menos de España?
Creo que verdaderamente pocas cosas. Vivo entre Madrid y Londres y no me da tiempo a echar nada de menos, pero si viviera solo en Londres creo que encontraría de todo aquí menos el sol.

Es un negocio familiar, pero, tras un tiempo aquí, ¿recomendarías a colegas de profesión emigrar a Londres?
Es un negocio familiar con un matiz. Es cierto que es familiar porque mis hijos y mi marido son piezas importantes en la empresa, sin embargo, somos partidarios de profesionalizar al máximo la empresa dando entrada al mejor talento. Pienso que para crecer y dar pasos tan importantes como abrir una clínica en Londres tienes que rodearte del mejor equipo. Nosotros lo hemos hecho y estamos encantados. Por eso, recomiendo sin duda a mis colegas tomar el mismo camino que hemos seguido nosotros.

¿Cómo calificas la experiencia hasta ahora?
Muy positiva, sin duda con mucho trabajo pero con mucha ilusión. Emprender un proyecto de este tipo es enormemente estimulante y me siento muy orgullosa de haberlo empezado.

Entrevista a la Dra. Sada.

Facebook Comments