A fondo
cuidar la salud bucal de los niños

Consejos para cuidar la salud bucal de los niños

Cuidar la salud bucal de los niños desde una edad temprana no sólo desarrolla buenos hábitos de higiene oral para el futuro, sino también le ayuda a evitar problemas futuros y a tener más confianza con una gran sonrisa. Al inculcar ahora buenos hábitos como una buena técnica de cepillado, una limpieza regular de los dientes y una ingesta moderada de alimentos azucarados, salvarás a tu hijo (¡y tu cuenta bancaria!) de tratamientos dentales complejos en un futuro que surgen como resultado de una mala higiene oral.

Principales recomendaciones para cuidar la salud bucal de los niños

  1. Cepillado

Hacer que los niños se entusiasmen con su propia salud bucal puede ser un desafío y desarrollar una buena técnica de cepillado es casi imposible a una edad tan temprana. Una forma de fomentar el cepillado es permitir que tus hijos elijan sus propios cepillos de dientes. Puede ser su color favorito o que tenga un personaje que le guste. En cualquier caso, es importante que su cepillo de dientes les anime a llevar una buena higiene dental. Para cuidar la salud bucal de los niños deberían cepillarse los dientes durante dos minutos dos veces cada día: por la mañana y por la tarde justo antes de irse a la cama. Canciones, premios y juegos pueden ayudar a involucrarles en esta rutina y motivarles. En poco tiempo el cepillado se convertirá en una parte normal de sus rutinas por la mañana y por la tarde y no necesitarás recordarles que se cepillen.

  1. Pasta de diente con flúor

La pasta de dientes con flúor contribuye a la remineralización del esmalte , el flúor ayuda a la prevención de caries, proporciona resistencia al esmalte y es antibacteriano,previene el crecimiento futuro de bacterias. La pasta de dientes con flúor es recomendable para cuidar la salud bucal de los niños mayores de tres años, porque están a una edad en la que saben escupir pasta de dientes después de su uso y no se la tragan. Una forma de fomentar el uso de pasta de diente con flúor entre los niños sería darles la libertad de elegir el sabor del dentífrico. Al involucrar a tu hijo en el proceso de selección es menos probable que estén en contra de la idea.

  1. Usar hilo dental

El uso de hilo dental es un complemento fundamental para cuidar la salud bucal de los niños, una vez que hayan dominado los conceptos básicos del cepillado y el uso de la pasta de dientes. Si no usas hilo dental, la placa se puede acumular entre los dientes .Los padres y madres deben enseñar al niño a como usar la seda dental adecuadamente y generar también este hábito.

  1. La dieta

El consumo de alimentos azucarados provoca un alto riesgo de caries. Dichas caries  aparecen  debido a una acumulación de las bacterias y los ácidos de alimentos y bebidas azucaradas. Es importante no ofrecer dulces o golosinas en exceso como incentivos o premios a los niños, ya que esto es contraproducente a la hora de cuidar la salud bucal de los niños. Crecer acostumbrado a consumir dulces de forma regular tampoco es una buena idea, porque se convertirá en un hábito, que será más difícil de dejar a medida que crezcan.

En cambio, inculcar una dieta compuesta principalmente por vitaminas, minerales, frutas y verduras frescas es esencial para cuidar la salud bucal de los niños y además ayudarles a desarrollar un conocimiento profundo de los grupos de alimentos y cómo afectan a la higiene dental. Este conocimiento te ayudará a preparar a tu hijo para una vida independiente, porque ellos mismos podrán tomar decisiones informadas sobre comida y sabrán qué es lo mejor para la salud de su boca. Tres comidas grandes y dos pequeñas al día es aconsejable para los niños, para evitar el consumo de dulces y comidas entre horas constante que es de donde proviene la mayor parte del azúcar.

  1. No chuparse el pulgar y accidentes

Durante los años de desarrollo  de tu hijo hay una variedad de factores que pueden afectar la formación y alienación de sus dientes tales como chuparse el pulgar, accidentes o la perdida prematura de los dientes de leche. Esto puede llevar a dientes torcidos o superpuestos y así como una mala mordida . El hábito de chuparse el pulgar, si persiste en el tiempo, supone un riesgo en el correcto desarrollo de los maxilares por lo cual es necesario eliminar dicho hábito cuanto antes.

  1. Visitar al dentista

Es importante que tu hijo acuda a un odontólogo al menos una vez cada seis meses. Durante estos años de crecimiento, la apariencia de sus bocas siempre cambia y por eso es importante para cuidar la salud bucal de los niños que visiten con regularidad a un dentista infantil, que puede seguir la cambiante naturaleza de desarrollo bucal pediátrica. Al visitar el dentista desde una edad temprana tu hijo estará más cómodo con la idea de ir al dentista con regularidad, porque a menudo se puede ver como algo con miedo, especialmente para los niños pequeños.

El mejor dentista para cuidar la salud bucal de los niños en Moonz

En Moonz  somos especialistas en ortodoncia y odontopediatría y contamos con años de experiencia para proporcionar el servicio perfecto de odontología para niños. Somos la mejor alternativa para cuidar la salud bucal de los niños desde temprana edad para así detectar problemas que solucionar de forma prematura. Nuestras clínicas están preparadas para ser un entorno agradable y divertido donde la experiencia de ir al dentista no sea un problema para tus hijos. Tenemos centros en Madrid, Bilbao, Marbella y Londres. Contacta ya con nosotros, pide cita y vive la experiencia Moonz para que los dientes de tu hijo o hija crezcan sanos.

Facebook Comments