Ortodoncia
tratamiento ortopedico

Importancia del tratamiento ortopédico en niños en etapa de crecimiento

La importancia del tratamiento ortopédico en niños en etapa de crecimiento es tremenda, ya que con la detección precoz de malformaciones esqueléticas y dentarias evitaremos problemas esqueléticos y funcionales.

En Moonz recomendamos la primera revisión de ortodoncia en niños entre 6 y 7 años de edad, ¡nunca es demasiado pronto para prestar especial atención a la salud dental! En nuestros centros ofrecemos ortodoncia interceptiva, ortodoncia en edad temprano y ortopedia; todo orientado y especializado en el diagnóstico, prevención y tratamientos de alteraciones faciales y dentales.

Consideramos que visitar al ortodoncista a temprana edad permite detectar problemas en la posición de los dientes, huesos de la cara o problemas óseos y poder planificar y tratar cada problema de la mejor manera y en los tiempos predilectos.

Muchas personas se asombran al escuchar que hasta la Sociedad Española de Ortodoncia opina: “Resulta imprescindible la visita al ortodoncista al menos a los 6 años de edad” y es que generalmente los tratamientos de ortodoncia los asociamos a la edad de la adolescencia, esto ha cambiado y evolucionado exponencialmente en los últimos años.

En Moonz dividimos nuestros tratamientos ortopédicos en dos fases:

Fase 1:

Se realiza en niños cuyas edades van de los 6 a los 9 años, suponiendo que en la revisión se detectara algún inconveniente en la boca del niño, esta fase se enfoca en preservar o crear espacio para los dientes, corregir hábitos dañinos y lograr una buena relación entre los maxilares y prevenir extracciones de dientes definitivos o evitar tratamientos quirúrgicos en un futuro.

¿Por qué esta fase oscila entre los 6 y 9 años? Porque los niños están en plena etapa de desarrollo y su rápido crecimiento beneficia al tratamiento ortodóntico.

Fase 2:

se realizan en niños desde los 12 años, en esta etapa sus maxilares dejaron de crecer y su paladar se suelda, en esta fase la función principal es la colocación adecuada, precisa y perfecta de cada pieza dental.

Entre la fase 1 y 2 hay un periodo de descanso en donde se vigila el crecimiento del resto de los dientes permanentes, se revisa al niño normalmente cada 6 meses y en muchas ocasiones se recomienda el uso de retenedores nocturnos, aunque cada caso es diferente y en Moonz se establecen planes para cada paciente de manera personalizada.

¿Qué pasaría si no tratamos a nuestros niños en su momento?

– Si el niño tiene alguna anomalía en sus funciones, esperar demasiado para restablecerlas solo lo hará más complicado de corregir, mientras más joven sea, más moldeable será más fácil de corregir.

– Con los niños podemos modificar el tamaño y posición de los huesos, con un adulto esto posible solo a través de operaciones quirúrgicas.

– Ponemos en riesgo los dientes de nuestros pequeños ya que, al no tener una mordida o posición idónea de los dientes, los contactos inadecuados hacen que el desgaste sea mayor.

– La mal posición de los dientes dificulta la higiene, no tratar la salud dental a tiempo puede traer otras consecuencias como caries o suprimir la salud de las encías.

– Muchos niños son tímidos y se avergüenzan por sus dientes, al fin y al cabo, todos tenemos inseguridades y la sonrisa afecta enormemente a la estética.

– Cuando hay alteraciones en el esqueleto o tamaño/ posición de los huesos maxilares los niños pueden notar que algunas funciones están afectadas como el habla, la deglución o hasta incluso la respiración.

Beneficios del tratamiento ortopédico en niños en etapa de crecimiento:

– Disminuir problemas en el habla dadas por mal posiciones dentales: estos niños pueden tener problemas para pronunciar ciertas palabras o letras, también en otros casos como maxilares muy estrechos pueden impedir que el niño pueda cerrar la boca, lo que también dificulta su habla.

– Guiar el crecimiento mandibular: como comentamos anteriormente, solo podemos corregir huesos en niños en etapa de crecimiento, luego solo es posible con cirugías.

–  Reducir o eliminar la deglución atípica: corregir movimientos compensatorios que vienen dados por actividades linguales inadecuadas, como la costumbre de chuparse el dedo.

– Acortar el tiempo de tratamientos de ortodoncia: estos tratamientos pueden durar años si se empieza tarde, con la detección temprana acortaremos los tiempos de cualquier tratamiento posterior.

– Hacer espacio para dientes permanentes: lo ideal es que los dientes permanentes pueden salir en la posición adecuada gracias a tratar la boca del niño a temprana edad

– Disminuir el riesgo de procesos quirúrgicos dolorosos en adultos, ya que trataremos los problemas con una boca que todavía es modificable sin cirugía

– Eliminamos todo lo que pueda provocar problemas de mordida abierta, como chuparse el dedo, chupar mantas, entre otros.

– Mejor la apariencia personal y la autoestima: no muchos niños o adolescentes tienen la suerte de tener una bonita y saludable sonrisa.

En Moonz somos especialistas en ortodoncias en etapas ortopédicas, pide tu cita y atenderemos a tu peque para hacer esa primera revisión tan necesaria en esas edades, ¡ya te contamos todos los beneficios! ¡Os esperamos!

Facebook Comments